miércoles, 27 de octubre de 2010

El ordenamiento territorial base para el desarrollo sostenible de Huancavelica

Por Vladimir Sedano Mayhua
El concepto desarrollo sostenible es un concepto en expansión, al menos en las declaraciones políticas, técnicas y académicas en los diversos espacios. Todo proceso de desarrollo sostenible implica asegurar una adecuada calidad y nivel de vida a la población, y un mantenimiento o incremento del patrimonio y de los recursos naturales y sociales.
Pero el desarrollo sostenible implica aspectos difícilmente compatibles con las tendencias actuales en la práctica y en la economía mundial. Si en la actualidad las 300 familias más ricas del mundo suman una fortuna superior a las 2,500 millones de personas más pobres del planeta, es evidente que la tendencia de la sociedad global no es hacia el desarrollo sostenible.
La pregunta es si es posible que esta situación cambie y, en caso positivo, establecer cuáles son los medios necesarios para conseguir un avance hacia una mayor sostenibilidad del desarrollo. La ordenación del territorio puede jugar en ese sentido una función primordial para coordinar el conjunto de actuaciones y acciones que inciden en el medio socioeconómico y en el medio ambiente, evitando aquellas acciones con balance negativo y potenciando las compatibles con los objetivos de mejora de la sostenibilidad del medio.
El ordenamiento territorial (OT) es un proceso de organización del uso y la ocupación del territorio, en función de sus características biofísicas, socio-económicas, culturales y político institucionales. Permite identificar las potencialidades y limitaciones de un territorio mediante la zonificación ecológica y económica (ZEE).
La finalidad es lograr el adecuado uso del suelo, asignando usos óptimos a la tierra (por ejemplo forestal, agropecuario, agrosilvopastoril, protección, etc.), de acuerdo a sus potencialidades y limitaciones; y la adecuada ocupación del territorio, optimizando la distribución de los asentamientos humanos, el acceso a servicios de salud, educación y servicios básicos, la localización de las infraestructuras vial y de apoyo a la producción.
El ordenamiento territorial permite saber para qué sirve la tierra (por ejemplo qué tipo de cultivos se puede hacer, qué tipo de animales se puede criar y dónde). Así el productor desarrolla sus actividades agropecuarias o forestales mejorando la productividad y al mismo tiempo conservando los recursos naturales.
Además, permite contar con información territorial actualizada sobre los recursos naturales, población, y actividades económicas; orientar la elaboración de los planes de desarrollo, planes sectoriales, programas y proyectos de desarrollo e investigación; optimizar la distribución y tipo de inversiones a realizarse en departamentos y/o municipios; optimizar la distribución de los servicios sociales, infraestructura vial y de apoyo a la producción.
A través de la información generada por el proceso de OT, en su etapa de ZEE, se puede identificar y zonificar áreas que pueden presentar amenazas para la población, las actividades socioeconómicas y productivas, y de esta forma, definir acciones para reducir los riesgos.
Sin embargo, sin el concurso de la mayoría de ciudadanos, con una toma de conciencia que les lleve al cambio de comportamientos, y sin el concurso de la mayoría de los agentes sociales y su corresponsabilidad en el proceso, el camino hacia la sostenibilidad será un camino difícil de seguir.
En ese sentido, el Gobierno Regional de Huancavelica, viene impulsando un programa de sensibilización a la sociedad de su ámbito en torno a la posibilidad del desarrollo sostenible mediante el proceso de ordenamiento territorial, en el marco de la implementación del proyecto Desarrollo de Capacidades para el Ordenamiento Territorial en el Departamento de Huancavelica.
Si se considera a Huancavelica como el departamento más pobre del Perú, la posibilidad de garantizar su desarrollo, promoviendo el uso sostenible de sus recursos para mejorar la calidad de vida de sus habitantes, definitivamente está en el ordenamiento territorial, herramienta que puede convertirse en el motor que ayude a superar la pobreza.
No olvidemos que su territorio posee la central hidroeléctrica más grande del país, una inmensa reserva de agua en sus lagunas, tierras aptas para la agricultura y ganadería, fundamentalmente para potenciar la crianza de camélidos sudamericanos, entre otras potencialidades, que si se utilizan adecuadamente se dejaría atrás el cliché del departamento más pobre del Perú.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

OPINE SOBRE ESTA NOTA.
Esta Página Web NO SE RESPONSABILIZA de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenido obsceno. Su Publicación se realizará en un plazo de 24 horas. Solicite la remoción de comentarios difamatorios que hayan pasado a nuestros filtros enviando un email a nuestro correo electrónico.