domingo, 31 de enero de 2010

Dolor y consternación por accidente en la Mejorada

Los pasajeros le pedían que baje la velocidad, pero el conductor Herminio Bravo Aguilera (50) del bus de la empresa Turismo Nacional, por temor a los huaicos pisó el acelerador y llevó a la tumba a 18 viajeros. Así, lo manifestaron algunos de los 24 sobrevivientes del siniestro.En un abismo de 150 metros de profundidad, en la zona de Carpas, distrito de Acoria, kilómetro 13 de la carretera Mejorada - Acobamba, estaban regados los cuerpos de los viajeros. El barranco que suele lucir de verde, estaba manchado de rojo con la sangre de las víctimas. Casacas, pantalones, joyas, zapatos, pasteles y otras mercaderías de los comerciantes que regresaban de la feria de Acobamba y abordaron el fatídico bus UQ-2690, yacían dispersos en un radio de 200 metros.
Mientras los policías desesperados socorrían a los infortunados, otros sujetos inescrupulosos cogieron los bienes que encontraron a su paso, olvidándose del dolor de los agraviados. La unidad, que se despistó y dio varias vueltas de campana, terminó destrozada, sus llantas y accesorios volaron en diferentes direcciones. Policías de las comisarías de Mariscal Cáceres, Izcuchaca, Paucará, el Escuadrón de Emergencia de Huancayo y los bomberos, soportando el frío rescataron los cadáveres de los 18 pasajeros, desde las 17:45 horas del jueves hasta las 00:50 del viernes, más de siete horas. A solicitud de los deudos, el fiscal Frans Ponce Rosado, ordenó que siete de los cadáveres sean trasladados a Huancayo y otros once a la morgue de Huancavelica.
Dolor y llanto en reconocimiento de cadáveres Dolor y sufrimiento en reconocimiento de cadáveres. Lea Suerte: así decía el cajoncito de Pepe y Chinito, dos monos, que salvaron de morir junto a su amo y otros 18 pasajeros del fatídico bus que volcó en la Cumbre en Mariscal Cáceres La Mejorada – Huancavelica el día 28 de enero. Ayer, Pepe y Chinito buscaban a su dueño junto a la caja que durante más de 15 años fue su hogar. Ellos visiblemente afectados, no sabían pero presentían que jamás volverían a ver a Juvenal Izarra Araujo (33) con quien leyeron la buena suerte de sus clientes durante más de 2 lustros. Juvenal murió conjuntamente con otros 17 pasajeros el día 28 de enero en la Cumbre de La Mejorada. Sus familiares protagonizaron dramáticas escenas de dolor al enterarse de su fallecimiento y durante el reconocimiento de su cadáver en la morgue de Huancavelica. Juver como lo conocían será velado en su tierra natal Manyacc en su barrio Calvario perteneciente a Acobamba. Como pocas veces se ha visto, preocupado por uno de sus clientes, el administrador de la Caja Municipal de Ahorro y Crédito Pisco Raúl Surichaquí llegó a la morgue de Huancavelica para indagar por Juver quien se había prestado 5 mil soles de dicha entidad. “El tenía un préstamo en la Caja de Pisco con seguro de desgravamen. Ahora haremos los trámites para que el seguro cubra su deuda y su familia no se angustie por el préstamo” dijo el administrador de dicha entidad.
Fuente y Foto: J. Figueroa Correo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

OPINE SOBRE ESTA NOTA.
Esta Página Web NO SE RESPONSABILIZA de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenido obsceno. Su Publicación se realizará en un plazo de 24 horas. Solicite la remoción de comentarios difamatorios que hayan pasado a nuestros filtros enviando un email a nuestro correo electrónico.