miércoles, 23 de diciembre de 2009

Acoria vivirá tres días de celebraciones con festividad “Negritos”

01 y 02 de Enero son los días centrales Los pobladores del Distrito de Acoria vivirán a lo grande, durante tres días, la Fiesta en Honor al Niño Nativo, una celebración donde los negritos que representan a las poblaciones afro-esclavas son los encargados de amenizarla. FESTIVIDAD EN HONOR AL NIÑO NATIVO “LOS NEGRITOS DE ACORIA” del 31 de Diciembre al 02 de Enero donde participan danzantes de los barrios de Pacas, Chaccas, Centro, Anta y pucullo. El 31 de diciembre de todos los años, en Acoria se inicia la celebración del nacimiento del niño Jesús, los danzantes de negros son la alegría del pueblo. Los varones se ponen máscaras negras y sobre el hombro capas bordadas en oro y plata, con la imagen de Jesús o un símbolo patrio. Con pasos suaves e imponentes bailan alrededor del niño, con un campanita en mano y látigo de cuero. La fiesta de Año Nuevo es una de las más antiguas de Huancavelica, “En verdad la danza es una imitación al baile de los negros esclavos de Francisco Pizarro, pero también es una burla a los españoles. En cada grupo de negros hay un latash macho que es el español que pone orden, en vez de vestirlo con los mejores trajes éste se pone la ropa que usaban los esclavos, además hay una marica que es la reina de España, a ella la vestimos de forma burda, huachafa. A diferencia de Huancavelica y Huánuco a la reina le visten de lo mejor. Acoria está ubicado a escasas 02 horas y media vía terrestre desde Huancayo, usted en el trayecto podrá disfrutar del impresionante paisaje. Estar en Acoria significa visitar la ‘Piscigranja’ y saborear un delicioso potaje a base de trucha, darse una vuelta por las dos iglesias coloniales. La historia de Acoria es muy rica. Este es uno de los pueblos más antiguos de Huancavelica que hace más de 400 años albergó a Francisco Pizarro, quien lo fundó con el nombre de San Lorenzo. Los españoles se quedaron por el clima cálido y seco de Acoria que con el correr de los años la denominarían ‘La costa de Huancavelica’. Este pueblo eminentemente católico, tiene el templo colonial más antiguo de Huancavelica, San Lorenzo. Construido por orden de Pizarro en 1533, el templo de San Lorenzo tiene finos detalles de piedra caliza y arenisca, sus sagradas imágenes corresponden al Señor de Acoria y el Cristo Crucificado de San Lorenzo, entre las más importantes manifestó, el Mayordomo de los negritos del barrio centro, Javier Cerrón Quispe.