domingo, 10 de mayo de 2009

Se desconoce del paradero de Estudiante reclutado por Ejército Peruano en Huancavelica

Un padre de familia no da con el paradero de su hijo que voluntariamente se enroló en el Ejército Peruano y está exigiendo que los altos mandos lo retornen a la Base Militar “Santa Teresita” de Huancavelica ya que debía de permanecer en dicho lugar para proseguir con sus estudios de computación e inglés. Se trata del estudiante Hernán Alberto Soto Sotacuro (23) quien tentado por las ventajas, el buen trato y la propina que ofrecía el ejército a través de comunicados radiales, decidió reclutarse a la Base Militar de Huancavelica la última semana del mes de enero último. Según su señor padre, Agapito Soto Ataypoma, el 10 de marzo fue derivado “provisionalmente” al Cuartel de Pampas en la Provincia de Tayacaja para adquirir mayor experiencia en el manejo de diversos armamentos por un período de dos semanas; sin embargo, cuando su padre lo buscó en dicha dependencia militar, los oficiales a cargo no le dieron ninguna razón de su paradero, aduciendo que es una información reservada. SIN PREPARACIÓN LO HABRÍAN LLEVADO A UNA BASE DEL VRAE
Ante esta situación, el atribulado padre de familia, por intermedio de la Defensoría del Pueblo de Huancavelica recabó información de que su hijo había sido derivado o transferido a la Base de Cochabamba Alta en Tintaypunco, zona altamente peligrosa en la zona del VRAE, sin que este nuevo recluta tenga la suficiente experiencia en tácticas de lucha anti narcoterrorista. A la fecha el Ejército Peruano no ha dado ninguna respuesta oficial sobre el paradero del mencionado estudiante, hecho que ha ocasionado que su madre, una humilde campesina de Yauli, se halle completamente desesperada, llegando al extremo de sufrir desmayos por la preocupación comprensible de toda madre. El señor Agapito Soto Ataypoma, regidor de la Municipalidad Distrital de Yauli, quiso entregar una solicitud en el Cuartel de Pampas, pidiendo el retorno de su hijo a la Base de Huancavelica para que prosiga con sus estudios, pero en dicha dependencia militar no le quisieron atender y sólo un oficial de apellido “Ramos” le recibió el documento y estampó de forma ilegible una firma al pie del documento. Hernán Alberto Soto Sotacuro, ingresando al ejército pensaba ayudarse en sus estudios en el Instituto Telesup, en el ICPNA y la Academia Pre Universitaria “Mariátegui”, pero todo su sueño se ha truncado y lo peor cuando sus padres no dan con su paradero en los cuarteles y las bases militares de Huancavelica.
CINCUENTA SOLDADOS TOMARON DE REHEN A CAPITÁN EN TAYACAJA
El pasado fin de mes (30 de abril 2009) se informó en el Diario Correo de Huancayo esta información:
Estaban hartos de ser sometidos a constantes abusos y humillaciones y decidieron poner alto a los vejámenes, presuntamente cometidos por sus jefes; se armaron de valor y a primeras horas del último martes, habrían tomado de rehén a un capitán del Ejército Peruano para exigir el cambio de actitud o remoción de los mismos.Con esta acción, un grupo de 50 soldados de la base militar de Quichuas, provincia de Tayacaja - Huancavelica, se sublevaron contra sus jefes y solicitaron los cambios respectivos, pues los acusaron de no pagarles sus propinas, realizar descuentos indebidos y someterlos a tareas impropias a la labor de servir a la patria.
Se supo que el capitán 'prisionero' es de apellido Castillo Valdivieso, a quien tuvieron como rehén por casi 24 horas, pero fue liberado luego de la intervención de los altos mandos militares del Ejército con sede en la ciudad de Huancayo.Correo tuvo contacto con uno de los insurrectos que se identificó como 'Chapulín', quien puntualizó que como seres humanos piden un trato humano y justo, y por ningún motivo aceptarán más abusos de sus superiores. "Respetos guardan respetos, esos que se creen lo máximo en el Ejercito son una tira de abusivos", puntualizó el soldado que exige justicia con su proceder.
Campaña de desprestigio. Correo se contacto con el jefe de informaciones del Ejercito Peruano de la 31 Brigada de Infantería, capitán EP Manuel Palomino Rodríguez, quien refiere que debido a las recientes incursiones militares en el Vrae, los narcoterroristas han iniciado a nivel nacional una campaña de desprestigio con el objetivo de timar al Ejercito.