martes, 7 de abril de 2009

SE OLVIDARON DE REPARTIR BUZOS A ESCOLARES DE HUANCAVELICA

Huancavelica es el departamento considerado como el más pobre del Perú y una de las razones es que los funcionarios y técnicos “calificados” que laboran en Lima, como por ejemplo en FONCODES, por su miopía, no atienden a quienes más lo necesitan. Recientemente el Gobierno Nacional ha lanzado el programa compras a MYPErú, para adquirir a pequeños y microempresarios uniformes escolares, buzos, carpetas, entre otros artículos por más de 42 millones de soles. Resulta que los escolares de Huancavelica sólo recibirán de un millón de buzos los escolares de las instituciones educativas, de San Miguel de Mayocc y Salcabamba. En FONCODES Huancavelica, al conocer la noticia y al ser abordados por Correo, han manifestado que esta región ha sido considerado para la entrega del millón de buzos sólo en Educación Inicial los escolares de los dos poblados de San Miguel de Mayocc y Salcabamba, pero en primaria han sido priorizados Marcas, Locroja, Mayocc, Colcabamba, Huachocolpa y Tintaypuncu de Tayacaja. Consultados respecto al por qué siendo Huancavelica tan pobre como lo demuestran las estadísticas, FONCODES no prioriza la atención de los verdaderamente pobres que están en los pueblos huancavelicanos, respondieron que quien entregó la información con las instituciones priorizadas ha sido la oficia de Planeamiento del Ministerio de Educación de Lima. En la Sub Gerencia de Educación de Huancavelica, Magno López Escobar, especialista de educación primaria al ser consultado sobre este tema, indicó que el Ministerio de Educación no hizo ninguna consulta con la Dirección Regional de Educación el 2008 sobre cuáles deberían de ser las I.E. priorizadas para la entrega de buzos. Indignado por esta situación el Sub Gerente de Educación de Huancavelica Jacinto Fernández Coca ha pedido a los técnicos limeños que se corrijan estos errores y se preguntó si sucederá lo mismo con los uniformes escolares, carpetas y otros artículos que comprará el Estado para los más pobres. Fuente: J. Figueroa Correo Hyo