miércoles, 11 de marzo de 2009

EXPONDRAN CON PLANTÓN LA DURA HISTORIA DE MANTA Y VILCA

Este Jueves 12 de marzo en la Ciudad de Lima, Ovalo Gutierrez. Un grupo de abogadas que defienden a mujeres que sufrieron violencia sexual en los distritos de Manta y Vilca (Huancavelica) por miembros del Ejército, realizan un plantón este jueves 12 de marzo en la ciudad de Lima en la puerta del cine Alcázar, debido a que hasta hoy no hay nadie sentenciado por estos hechos. En el marco del estreno de la película La Teta Asustada, cientos de personas y diversas organizaciones se congregarán el día 12 de Marzo a las 6:00 de la tarde en la puerta del cine Alcazar para exigir justicia para las miles de mujeres que fueron víctimas de violencia sexual durante el conflicto armado interno.El caso de las mujeres de Vilca y Manta es el único que se encuentra ante la justicia peruana y los militares responsables, ya han sido identificados por las agraviadas. El Fiscal a cargo formuló el pasado 12 de febrero, denuncia penal contra nueve integrantes de las Fuerzas Armadas, por la comisión del delito de violación sexual como forma de tortura (crimen de lesa humanidad) en agravio de 13 mujeres Huancavelicanas. “Nuestro pedido a las autoridades para que garanticen la seguridad de las mujeres de Manta y Vilca”, además solicitan al “Ministerio de Defensa para que entregue los nombres de los militares que cometieron estos crímenes y que hasta el momento sólo están identificados con ALIAS”. Mencionan Cabe mencionar que el trabajo de las abogadas de por lo menos dos organizaciones no gubernamentales (IDL y Demus) ha sido largo y complicado. Las mujeres que sufrieron violación sexual son estigmatizadas por su comunidad y tomó tiempo convencerlas de la conveniencia de dar a conocer lo que les ocurrió. Además, hubo algunos casos de agentes del orden que mientras estuvieron en la zona se ‘emparejaron’ con comuneras y había entonces resistencia a distinguir en qué casos sí ocurrieron violaciones. Por otro lado, las abogadas, en su mayoría procedentes de Lima, tuvieron que persistir varios años en el trabajo para generar confianza en las ciudadanas de ambos distritos.Manta y Vilca puede ser el primer caso de violación sexual cometido durante el conflicto armado interno y abre la posibilidad de que se haga justicia con otras miles de mujeres en el Perú con similares casos. LA HISTORIA.
A consecuencia del incremento de las acciones subversivas, se instalaron bases militares en los distritos de Vilca y Manta el 21 de marzo de 1984. Estos destacamentos debían brindar seguridad a los pobladores de las citadas localidades; pero los miembros de las fuerzas del orden cometieron una serie de violaciones contra los derechos humanos de la población. Durante el tiempo en que funcionaron las bases militares, la población local fue víctima de diversas violaciones a sus derechos por parte de los militares: detenciones arbitrarias, torturas, robos y saqueos. Sin embargo, lo más reprobable fue la violencia sexual permanente de la que fueron víctimas las mujeres de la zona, quienes, en ocasiones, también eran forzadas a realizar labores domésticas para los agentes acantonados en las bases. Adicionalmente a las secuelas físicas y mentales que sufrieron las víctimas, la CVR dejó constancia de los numerosos casos de embarazos no deseados y de niños nacidos a consecuencia de las violaciones sexuales. En efecto, luego de la investigación desarrollada, la CVR concluyó que la violencia sexual fue una práctica persistente y cotidiana en las zonas de Manta y Vilca. Los principales responsables fueron los integrantes del Ejército destacados en las bases militares del lugar. Las denuncias sobre violaciones sexuales cometidas por personal militar contra las mujeres de los distritos de Vilca y Manta, así como de Moya y Acobambilla —área de influencia de ambas bases— indican que estos abusos se realizaron desde el momento en que las instalaciones militares se establecieron hasta que fueron retiradas. Tal como sucedió en otras zonas del Perú, las mujeres de Manta y Vilca fueron víctimas de violencia sexual en diversas circunstancias, entre ellas, por su participación o vínculo —real o presunto— con el PCP-SL, o cuando se acercaban a pedir información sobre sus familiares desaparecidos. Sin embargo, subyacente a cualquier razón específica, se reconoce un deseo de controlar a la población mediante el ejercicio del poder, lo cual se evidencia en las múltiples violaciones a los derechos humanos que se produjeron en la zona. En el caso específico de las mujeres, éstas eran especialmente vulnerables, no sólo por su condición socioeconómica y cultural (pobres, campesinas, analfabetas y quechuahablantes), sino porque, además, muchas de ellas habían perdido a sus esposos debido al conflicto armado. En otros casos, los esposos eran detenidos por los efectivos militares y llevados a la base, con lo cual ellas quedaban a su merced. Asimismo, el hecho de ser jóvenes y adolescentes las hacía víctimas señaladas de violencia sexual. Como resultado de sus investigaciones, la CVR determinó que entre 1984 y 1995 aproximadamente 23 mujeres debidamente identificadas habían sido víctimas de violación sexual por efectivos del Ejército de las bases militares de Manta y Vilca. Varias de ellas quedaron embarazadas como consecuencia de esas violaciones y allí están las 32 partidas de nacimiento como incontrastable pruebas señalando a “soldado” o “capitán” como supuestos apellidos de los recién nacidos. La violación sexual siempre se conoció, pero a diferencia de un crimen como el asesinato o la desaparición forzada, nunca se denunció. Las mujeres se quedaron con la vergüenza a cuestas y marcadas en sus propias comunidades. Esta es, simple y llanamente, una doble tragedia sobre aquellas mujeres. El año 2004 la Fiscalía Provincial Penal de Huancavelica dio inicio a las investigaciones, a la par que el Instituto de Defensa Legal asumía el patrocinio de varias de las señoras agraviadas. Desde aquel año, a pesar de la desidia y falta de interés de algunas autoridades fiscales, se lograron incorporar diversos y consistentes elementos probatorios que fueron demostrando de manera fehaciente que las violaciones sexuales se habían cometido de manera extendida. Asimismo, los efectivos militares supuestos responsables, a pesar de la falta de información oficial del Ministerio de Defensa que linda con el encubrimiento, fueron identificados gracias a la investigación fiscal. La denuncia penal y la trascendencia del caso hizo que la Fiscalía de la Nación tomara la decisión de crear la Fiscalía Penal Supraprovincial de Huancavelica encargada de la investigación de los casos de graves violaciones a los derechos humanos producidas en ese departamento y designó como encargado al fiscal Juan Borjas Roa en setiembre del año 2007.El 05 de octubre del año 2007 se formalizó denuncia contra 9 ex integrantes de las fuerzas armadas, por la comisión de estos hechos en agravio de 07 mujeres. Desde Noviembre del año 2007 la denuncia se encuentra ante el Cuarto Juzgado Supraprovincial encargado de la calificación y de la emisión del auto apertorio de instrucción.La trascendencia de este caso se circunscribe al reconocimiento del contexto particular en el que se cometieron estos hechos, no estamos hablando entonces de una violación sexual común, sino una práctica generalizada llevada a cabo por efectivos militares de las bases contrasubversivas que fueron acantonadas al interior del país. Siendo ello así, estamos frente a un delito de lesa humanidad y por lo tanto con carácter de imprescriptibleEn ese sentido la denuncia por el caso de las violaciones sexuales en las bases militares de Manta y Vilca no solo pone las manos de la justicia en uno de los principales casos investigados por la CVR, hecho sin precedentes en el Perú y en América Latina. Ahora le corresponde al Poder Judicial devolver la mirada a aquellas mujeres que en silencio y por casi dos décadas han esperado este momento, hacer que el paso del tiempo y el olvido no sean nuevamente las expresiones más acabadas de la impunidad. En buena cuenta, hacer justicia. Extraída de http://relatodeunaviolacionmantayvilca.blogspot.com